Réquiem para un bobo feroz

Por Lacolz

 Al primero se lo desayunó en chinga: su casa era echa de puros popotitos: todos reciclados; al segundo se lo comió sin batalla alguna: su casa era de tabla-roca de mala calidad: comprada en Home-depot; al tercero se lo cenó en friega: su casa era una de INFONAVIT: ni siquiera cabía adentro.

Todos sabemos lo mala que es la carne de puerco y sobre todo por la noche: pobre lobito: toda la noche con basca: vomite y vomite: ¡Buarg! ¡Buarg! ¡BUAAARG!; al final vacío las tripas y el alma: pobre lobo: siempre tan pendejo, tan hambreado, tan bueno que era: requiéscat in pace, lupus feroxis.

Anuncios

Una respuesta a “Réquiem para un bobo feroz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s